Archivo de la etiqueta: Colegio Mayor de Bolívar

Listo proyecto de acuerdo para finalizar adscripción del Mayor de Bolívar a la Alcaldía de Cartagena

Colegio Mayor de Bolívar//Redacción: Eleana Martelo Tirado//Fotografía: Archivo.

La Institución Tecnológica Colegio Mayor de Bolívar (ITCMB) continua trabajando, sin escatimar esfuerzos, para lograr la adscripción del alma mater a la Alcaldía de Cartagena.

La rectora Carmen Alvarado Utria explicó que, aunque este proceso viene gestándose años atrás, se ha avanzado significativamente y hoy el proyecto de acuerdo para conseguir este objetivo está ad portas de ser presentado ante el Concejo Distrital.

“Este proyecto ya fue establecido como una de las prioridades de la administración, pero no se ha entregado, de manera formal, al Concejo. Tenemos entendido que funcionarios del Distrito están revisando el documento en su parte jurídica y procedimental. Una vez sea presentado a la corporación y esta le dé luz verde, la Alcaldía expedirá los actos administrativos que faltan para terminar la adscripción”, precisó.

Incorporar el Colegio Mayor de Bolívar a la estructura orgánica de la Alcaldía, incluir la planta de administrativos de la institución a la planta del Distrito y crear la planta de docentes de educación superior, son los actos administrativos que, de acuerdo con la rectora, harían falta para completar dicho proceso.

Indicó que pese a que el presupuesto del Mayor se refleja en las arcas de la administración distrital, en este no se establece cuál es el monto de recursos que se le deben girar a la ITCMB.

“Por eso, no se nos giran recursos directamente sino a través de convenios, porque este proceso de adscripción no se ha finalizado. Esto ha provocado una serie de inconvenientes, entre esos, que no se haya terminado la homologación ni su escala salarial. Estos actos administrativos, en cierta forma, normalizarían la situación del Colegio Mayor de Bolívar ante el Distrito. Esperamos que se le den facultades al alcalde y expida estos actos para poder concretar este proceso”, puntualizó.

Share

El Mayor de Bolívar sin los estudiantes: la crónica de su ausencia

Redacción: Eleana Martelo Tirado//Fotografía: Sergio Andrés Zuleta Tovar.

El silencio es ensordecedor y la brisa no se pasea en la institución con tanta fuerza, como si supiera que no hay nadie a quien refrescar.

Se escucha el eco de la soledad y los salones están vacíos. Algunas sillas yacen arrumadas en cafetería, al igual que los parasoles. En el patio solo se ve a dos hombres que a esta hora, 1:30 de la tarde, manipulan una motosierra para cortar una viga.

En la escena aparece Tintín, el querido vendedor de tintos que todos aman en la institución. Vestido con su gorra blanca (casi inseparable), jeans y suéter blanco, me dice:

– A mi no me gustan las vacaciones. No me conviene- exclama sonriendo mientras prepara tintos y cafés con leche en su carrito, a la entrada del Mayor. Los alista para subirlos a las oficinas. Sabe que a esta hora, luego del almuerzo, siempre es bueno un buen café para espantar el sueño.

Ya nadie baja a toda prisa por las escaleras, ya no se escuchan gritos, ni risotadas, ni mucho menos frases como «profe, regáleme un momentico», «Oye, vamos a repasar para el parcial», «se me olvidó hacer el trabajo» o “Ojalá hoy no haya clases”. Tampoco, a mediodía, se escucha música en el patio, la que los alumnos colocan para «matar» tiempo y esperar el inicio de otra clase, allí, justo debajo del famoso ‘Palito’.

Y ni que decir de esos partidos de fútbol, casi que matutinos. De eso, no hay nada, no por ahora.

****

Y es que por todos lados se siente la soledad que hay en la institución. No solo Tintín siente la ausencia de los estudiantes, quienes hace más de un mes salieron a vacaciones a recobrar fuerzas para enfrentar un nuevo periodo académico.

El señor Pedro, el hombre canoso, de estatura baja y sonriente que transporta a la rectora, también los extraña.

-El Mayor sin los estudiantes es aburridor. Uno está acostumbrado a la bulla de ellos- indica con una carcajada mientras alza las manos al cielo, en señal de añoranza por su regreso.

Hasta los gatos, Pompilio y Brunildo, han sentido su lejanía. Desde que ellos se marcharon, todos los días, al llegar a la institución, los encuentro a la entrada, como la mascota que espera la llegada de su amo.

****

Me encuentro a Cecilia Morales Cabarcas, una de las señoras que ayuda con el aseo en este plantel.

Ella, una morena de cabello negro y corto, lentes de aumento con marco de color rojo, vestida con su uniforme de aseadora (blanco y azul), no oculta que echa de menos a los estudiantes.

-Esto es una tristeza. Ya ellos son parte de aquí. Esto está muy solo. Se siente su ausencia, se siente bastante-

-Ellos son el corazón del Mayor. Lo que más extraño es su cariño y que me busquen para hablar. A veces me consultan tareas- sostiene en el pasillo ‘Ceci’, como cariñosamente le llaman.

Los vigilantes no se quedan atrás. Jair Ávila Mendoza y Hernando Noche Lara, quienes están de guardia este viernes, aseveran que no es lo mismo sin los alumnos.

-Ahora es desestresante. Ellos nos ponen a correr, nos estresan mucho- dice Noche, pero en el fondo le hace falta verlos caminar de un lado a otro.

Y ese “corre corre” de los jóvenes es el que también extraña Yorelis, la auxiliar administrativa de Biblioteca. Lo percibo al llegar a ese lugar. Las mesas están completamente vacías y los libros permanecen en sus estantes, más organizados que siempre. Asegura que las vacaciones son el momento perfecto para alistar las colecciones y, aunque hay más trabajo cuando ellos están, no vacila en decir que anhela su pronto regreso.

-Ellos son los que le ponen color al Mayor, sin ellos no es nada. Aquí en Biblioteca, ellos son nuestra razón de ser, porque les damos las herramientas para que se formen. Lo que más extraño es asesorarlos en la búsqueda de sus libros- me relata de pie, a la entrada de ese mar de ese sitio.

La acompaña la coordinadora de esa dependencia, Flor Pérez, quien sin titubear y con una sonrisa expresa: -los libros esperan por ellos-

Sigo mi recorrido y llego a la unidad de Administración y Turismo. Una vez entro a la oficina, diviso a la ‘profe’ Sandra Osorio, quien está sentada en su computador escribiendo algún oficio. Al instante, la mujer rubia y de tez blanca alza la mirada para atenderme.

Al interrogarla sobre cómo ha sido este tiempo sin los estudiantes, inmediatamente precisa: -Cuando ellos están, el trabajo rinde menos, porque nos mantienen ocupados (…) Evidentemente esto se siente solo y triste, aquí hacen falta. Extraño sus discusiones, su alegría y sus ocurrencias-

Pero ella no es la única, el profe de Administración de Comercio Exterior, Wilson Guacarí Villalba, sin pensarlo manifiesta que las maldades que estos hacen en los salones, es lo que más extraña.

****

Salgo a la puerta del Mayor, a la calle de la Factoría. Se ve solitaria y solo se escucha el crujir del viento.

El señor que vende afuera las arepas con queso ha desaparecido, y al hombre de la nevera ambulante de la esquina, como yendo hacia el cordón amurallado, se le ve muy poco.

La soledad se pasea en cada rincón de esta edificación y abraza la calle donde está ubicada, la misma que, en una época normal, está impregnada de risas, gritos, chanzas y el afán de cada uno de los estudiantes que se forman en este plantel educativo.

Así está el Mayor de Bolívar hace un mes y así permanecerá, por lo menos, más de 15 días hasta que ellos vuelvan. Mientras tanto, este seguirá siendo como una iglesia sin feligreses, una guitarra sin cuerdas o un parque sin niños.

 

Share

ColMayor Bolívar ofrece a sus egresados Conferencia Estrategias de intervención con familias

Redacción: Sindy Fuentes // Fotografía: Cortesía ITCMB.

La unidad de Ciencias Sociales y Educación del Colegio Mayor de Bolívar realizó la conferencia «Estrategias de intervención con familias”.

La actividad dirigida a los egresados del programa de Promoción Social tuvo como ponentes a María del Pilar Morat y Mercedes Rodríguez López.

La trabajadora social Morat abordó la mediación familiar, estrategia de intervención profesional, mientras que Rodríguez López se refirió a las reflexiones para  la intervención en estos núcleos.

El evento apuntaba a que los promotores sociales puedan contribuir, desde su rol,  a la construcción de ciudadanía,  a la justicia social y, por lo tanto, a la construcción de la paz.

De igual forma, contribuye a que ellos desempeñen cada vez mejor su rol en las comunidades y fortalezcan el vínculo entre ellas y el alma mater.

Esta actividad se realizó en el salón de actos Rafael Núñez contó con  el apoyo de la oficina de Egresados de la Institución Tecnológica Colegio Mayor de Bolívar.

Share

La misteriosa monja de la que todos hablan en el Mayor de Bolívar

Redacción:Eleana Martelo Tirado//Fotografía: Ilustración.

-Ya nosotros nos vamos. ¿Te vas a quedar? No te quedes hasta tarde porque te ‘coge’ la monja- me dijo entre risas, en muchas ocasiones, la señora «Margui» Margarita del Castillo Yances, la coordinadora de Control Interno, quien comparte oficina con nosotros, el equipo de Comunicaciones.

Estaba recién llegada a la institución, a finales de noviembre del año pasado. Yo solo me reía a carcajadas y, aunque no entendía por qué se hablaba de esa mujer de los hábitos, aseguraba sin titubear:
-Bueno, yo se la saludo-.

Al pasar los meses, seguía escuchando el cuento de la famosa monja. La idea de cosas paranormales empezaba a rondarme la cabeza.

Era tanta la curiosidad por saber esa historia que llegué a contemplar la idea de, cualquier día, hacer guardia de noche con uno de los vigilantes. Quería ver o sentir cosas que pudieran imprimirle más emoción a este relato. Finalmente desistí de la idea y empecé, como buena periodista, a investigar.

****
Es la 1:30 p.m. del jueves, 17 de mayo. Bajo a portería, el calor es abrumador y la fuerte brisa parece haberse ido de vacaciones.

En el cubículo de madera, a la entrada del Mayor, está «Carri», como cariñosamente le dicen a Judis Carrillo Vásquez, uno de los vigilantes, el más canoso de todos. Al verme sonríe, sabe que lo interrogaré sobre la monja. El tema de conversación ya me había inquietado, más de lo normal, hace unas tres semanas.

Emocionado, pero al mismo tiempo con la incertidumbre de ese día, «Carri» empieza a contarme que hace dos meses, tarde de la noche, alguien le tocó la camisa y, del miedo, no pudo hacer ronda en el segundo piso.

-Me agarraron la camisa por la espalda, como atajándome. Eran las doce, casi una de la mañana; yo estaba haciendo ronda, iba para el segundo piso, y cuando iba por el pasillo de financiera sentí que alguien me tocó. Se me erizó la piel y no pude subir, tomé agua, como para pasar el susto, y recorrí el primer piso del Mayor. No pude ver nada, solo sentí una presencia extraña- afirma.

Asegura que no solo ha sentido el ambiente «pesado», como si alguien lo estuviera observando, sino que también, al igual que sus compañeros, escucha ruidos.

-Se escuchan silbidos, que ruedan las sillas, abren las ventanas o tocan fuerte los vidrios. Da nervios porque a esa hora es extraño, pero a uno le queda la duda, va a revisar y está todo normal. Son cosas difíciles de describir, pero uno las siente- sostiene.

Yo asiento con la cabeza y, al instante, se llena la portería. Le hago señas a Carrillo de que me voy y continuo en busca de más información.

****
En el camino, a la entrada de los baños de mujeres, está «Julita», una de las señoras que nos ayuda con el aseo en el Mayor. Está con Yadira, su compañera. Al preguntarle sobre esta tenebrosa historia, la mujer de tez negra, trenzas palenqueras y ojos grandes no vacila en reírse. Me cuenta que un vigilante, hace años, vio varias veces a la misteriosa monja.

-Torres, el vigilante que estaba acá, dice que eran como las 12 de la noche cuando subió al tercer piso y la vio en la sala de Sistemas. Ella estaba sentada en un banquillo, él se extrañó porque a esa hora ya no había nadie trabajando. Entonces, bajó de una vez pensando que eran alucinaciones, y volvió a subir, pero ahí estaba y…-

De repente Yadira interrumpe y me dice: -seño, yo no la he visto, pero cuando la vea le aviso- comenta jocosamente.

-Yo tampoco la he visto- agrega Julita, y las dos sueltan la carcajada.

****
Minutos después me encuentro a «Javi» Javier Serrano, miembro del equipo de Recursos Físicos. Está sentado en la banca que está al frente de la oficina de Financiera, en el mismo lugar donde a Carrillo le halaron la camisa hace un par de meses.

Me saluda y le pregunto qué sabe de la monja. Su respuesta es contundente: -Ah sí, aquí varios dicen que les ha sucedido cosas extrañas. Un vigilante cuenta que la vio en la sala de Sistemas. Dicen que también la han visto por el pasillo de los salones de Delineante – expresa, confirmándome lo que hace unos minutos me dijo Julita.

****
En mi afán de saber más, sigo buscando a otras personas que me hablen del tema. El patio está repleto de estudiantes que están sentados en las mesas con paragüitas. Algunos esperan el cambio de clases, mientras que otros ya terminaron su jornada por hoy y aprovechan para charlar con sus amigos, jugar dominó o simplemente tomarse un refresco para calmar la sed que les produce este incesante calor.

La alta temperatura no da tregua, estamos a 29 grados. A pocos metros veo al sr Hernán Rivera Medina, de Servicios Generales, quién trabajó un año como vigilante en la institución. Ya me habían hablado de él, me dijeron que podía ayudarme a contar esta historia.

Lo abordo y al conocer mi intención de realizar esta crónica empieza a relatarme un caso que le ocurrió.

-Cuando la doctora Marcela era rectora, los cerrojos eran grandes y de hierro. Un día yo estaba haciendo ronda en el segundo piso, por el salón auxiliar, cuando escucho como si estuvieran abriendo la puerta del salón Marcela. Pensé que eran los rateros, agarré el revólver y me puse en posición de defensa, pero cuando fui a ver no había nadie, todo estaba normal, todo estaba cerrado- precisó.

Argumenta que a lo mejor era Monterrosa, un anciano vigilante que había trabajado aquí y que había muerto para esos días. -Quizás estaba recogiendo los pasos- añade.

Pero las historias siguen. Rafael Marrugo Manjarrez, otro empleado de Servicios Generales,  cuenta que una vez pintando los salones del primer piso le encendieron los abanicos.

-Estaba pintando los salones que están en frente del palito, terminé y apagué los abanicos. Cuando di la espalda los prendieron. Comencé a mirar para todos lados, pero no había nadie por ahí. Entonces, me fui y empecé a rezar- asevera.

****
¿Y quién no ha rezado un padre nuestro o un ave maría a toda marcha? ¿quién no ha prometido a Dios infinidades de cosas para que lo saque de esas? Hasta ahora, a mí no me ha tocado, pero seguro a muchos les ha pasado. Otros ya estarán acostumbrados a estos casos, como la rectora Carmen Alvarado, quien lleva más de 20 años conviviendo con estos extraños entes.

-Lo que soy yo estoy absolutamente acostumbrada, eso no es lo que me va a espantar de la institución, eso no es lo que va a hacer que yo salga corriendo- manifiesta sin miedo alguno.

-Permanentemente, aquí en la oficina, escucho cuando ruedan las sillas en la oficina de arriba, la de Delineante de Arquitectura; es como cuando estás barriendo y ruedas los muebles. Un día me puse de acuerdo con el profesor Arnaldo, el coordinador de esa unidad, y apenas escuché pregunté que qué tanto rodaban, pero me dijo que en ese momento no había nadie en la oficina. Es real, se siente cuando abren, cierran cajones y ruedan las cosas (…) También, otro día saliendo tarde de la institución, a las 2 de la mañana, vi a un hombre alto, moreno, caminando por el pasillo de Delineante, estaba haciendo guardia. Pregunté al vigilante de turno y el único que estaba era él, el otro compañero entraba a las 6 de la mañana-

La rectora se ríe tranquilamente y exclama: “Lo que tengo son historias para contar… cuando escucho cosas en la oficina de arriba, ya solo les digo: ‘rueden bien y hagan bien el aseo, que quedé bien limpiecito- apunta con una sonrisa burlona.

Inmediatamente dice: -Son espíritus chocarreros con ganas de molestar- concluye.

****
Estas palabras retumban en mi mente y me pregunto por qué siempre se ha dicho que en las edificaciones antiguas como claustros y casonas aparecen espantos o suceden cosas extrañas como esas. Siempre hay historias del más allá.

Como enviado por Dios, diviso a Jorge Alberto Sandoval Duque, arquitecto restaurador, historiador y también docente del Colegio Mayor de Bolívar, quien al enterarse de este escrito no ocultó su fascinación por el tema.

A las afueras del salón donde daría clases, ubicado al frente de cafetería, iniciamos nuestra conversación.

-En el Centro Histórico se desarrolló la vida colonial de Cartagena, hubo maltratos crueles y sacrificios, incluso en la iglesia. Son más de 400 años de historia con situaciones bastante escabrosas y, quizás, esos entes están penando. Hay unas personas que tienen la capacidad de visualizarlos y otras de sentirlos- recalca.

-Pero, ¿por qué se habla de una monja y no de una niña, un hombre o cualquier otro personaje? – le pregunto.

Sandoval responde: -Aquí sé que han visto a una monja y también a una señora, pero hay más personas, lo que pasa es que esas son las más conocidas. Inclusive, hay estudiantes que tienen esa capacidad y los ven como elementos naturales. Por ejemplo, al lado de nosotros puede estar alguien y no lo sabemos, no lo vemos-

Empiezo a mirar para todos lados y nadie nos observa, por lo menos nadie que yo pueda ver con mis ojos carnales. El ‘profe’ sonríe y continúa diciéndome: -A principios del siglo XX llegaron los padres lasallistas que venían de Francia, pero ellos no tenían monjas; quizás alguna estuvo de paso. Este era un colegio de varones, nunca fue un convento, como dicen (…) El Mayor se construyó uniendo cinco casas, que eran conocidas como accesorias. Eso fue en los años 1.700-

El arquitecto llama a una de las estudiantes para que ingrese al salón de clases. Inmediatamente recuerdo que él tiene un compromiso con los alumnos. Él también hace alusión a ello y me dice: -Este tema hay que hablarlo con más tiempo, pero ya sabes, mira a ver si las historias de todos los que la han visto concuerdan-

Se refiere a la monja. Me detengo a pensar en ella unos minutos y me la imagino con sus hábitos caminando por el Mayor, así como varios estudiantes aseguran que la han visto, incluso, la han oído llorar.

****

¿Mitos? ¿leyendas? ¿una mala pasada del sueño? ¿de la mente? o ¿simplemente la realidad?…Sea como fuere, las instalaciones del Colegio Mayor de Bolívar guardan historia y magia.

Y es precisamente esa infraestructura colonial y esos hechos los que hacen atractiva a esta alma mater, que funciona hace 72 años.

Turistas, estudiantes, empleados y docentes no solo recorren cada uno de sus rincones, sino que siguen escribiendo capítulos nuevos en el libro de la educación, esa integral y de calidad que estamos empeñados en brindar.

Ver crónica de

POMPILIO Y BRUNILDO, LOS GATOS QUE SE NIEGAN A ABANDONAR EL COLEGIO MAYOR DE BOLÍVAR

Share

Por esta razón se desmontó el mural que pintó la productora de la película de Will Smith

Mural pintado por Dynamo Producciones S.A//Redacción: Eleana Martelo Tirado//Fotografía: Sergio Zuleta Tovar.
Tras el descontento de varios estudiantes y la inquietud de algunos medios de comunicación por el desmonte del mural pintado para la grabación de la película Gemini Man, el Colegio Mayor de Bolívar se permite informar que:
 Luego de que Dynamo Producciones S.A, encargada del rodaje de dicha película, manifestara al Instituto de Patrimonio y Cultura (IPCC) y a la institución la intención de pintar un mural enmarcado dentro de la ambientación de la cinta, el Consejo Directivo teniendo el visto bueno de esta entidad aprobó el montaje de la obra de arte.
 El máximo organismo del Mayor de Bolívar aceptó la iniciativa con la condición de que una vez finalizaran las grabaciones la edificación volviera a su estado inicial, independientemente de la belleza del mural. Esto, atendiendo al compromiso que se tiene con la ciudad en la preservación del patrimonio, y teniendo en cuenta que el arte del mural no era acorde a la imagen institucional.
 Es preciso destacar que el alma mater, inicialmente, no estaba de acuerdo con la pintura del mural, por considerar que afectaba la fachada de la institución. No obstante, decidió apoyar las adecuaciones previstas debido a los beneficios que la película traería a Cartagena.
 Con el fin de que los estudiantes, docentes y empleados tuvieran un recuerdo del rodaje de este largometraje, el Colegio Mayor de Bolívar emprendió una campaña para que los interesados se tomaran fotos en el mural.
Para eso, pidió a la productora dejar la pintura por más días, pero la respuesta fue negativa pues el contrato que se tenía con la empresa que hizo el montaje era hasta el 19 de mayo y, ese día, la pared debía volver a su estado original. Sin embargo, solo hasta el pasado 21 de mayo la fachada fue recuperada.

Share

ITCMBísta ya puedes consultar los trabajos de grados en formato digital

Redacción: Sindy Fuentes // Fotografía: Cortesía ITCMB.

A más de 200 asciende el número de trabajos de grados disponibles en el repositorio interno de la biblioteca Camilo Villegas Ángel.

Con esta iniciativa que adelanta desde hace varios meses el Colegio Mayor de Bolívar se pretende fomentar la consulta interactiva de dichos trabajos sin necesidad de ubicar el material físico.

A través de este repositorio interno los estudiantes ITCMBístas podrán encontrar  en línea toda la producción científica o académica que han realizado los graduandos en los últimos 5 años  y que en la actualidad son referentes para realizar proyectos de grado.

Cabe resaltar, que el número de trabajos de grados digitalizados va en aumento debido a que los nuevos graduandos deben  entregarlos de manera digital.

*Repositorio: Es un sitio virtual donde se almacena, organiza, mantiene y difunde información digital.

Share

Mayor de Bolívar participa en el primer encuentro de Práctica de universidades de la Costa Caribe

En este espacio participarán  las distintas universidades que ofertan el programa de Trabajo Social y Promoción Social en la región Caribe

Redacción: Sindy Fuentes // Fotografía: Sergio Zuleta..

Docentes y estudiantes del programa de Promoción Social del Colegio Mayor de Bolívar se preparan para participar del 1er Encuentro de Práctica en la Universidad de La Guajira, que se realizará los días 24, 25 y 26 de abril de 2018. Dicho evento está  dirigido a las distintas universidades que ofertan el programa de Trabajo Social y Promoción Social.

Este acercamiento contará con la participación de otras instituciones de educación superior de la región Caribe y  se darán los primeros pasos para la creación de la Red Nacional de Prácticas, así como la mejora continua de los procesos de gestión académica e investigativa.

Durante el encuentro, las universidades compartirán sus experiencias y reflexionarán respecto al proceso de prácticas y el ejercicio teórico –práctico que implementan.

En este espacio participan la Universidad de La Guajira, el Colegio Mayor de Cundinamarca, la Corporación  Universitaria del Caribe – CECAR, Universidad de la Paz, Universidad Rafael Núñez y el Colegio Mayor de Bolívar.

Una vez concluida dicha actividad, las universidades participantes realizarán la firman de un pre-convenio en el que se comprometen a hacer parte de la Red Nacional de Prácticas para trabajar en pro del intercambio de  los procesos de práctica y experiencias significativas que se viven al interior de los programas académicos.

¿Quiénes asistirán?

En representación de la Institución Tecnológica Colegio Mayor de Bolívar participarán los docentes del programa de Promoción Social,  Bleydis Murillo, Juana Posso Martínez, Brunilda  Prins, Leidy Adechine y  Edgardo Pasos.  En representación de los estudiantes asistirán Eliana  Del Carmen Arrieta, Dayana Michelle Sierra, Federico Castaño, Paula Pastrana y Daniela León.

 

Share

Inscripciones abiertas: III Foro Internacional y IX Nacional de Pensamiento Moderno y Contemporáneo

Redacción: Sindy Fuentes Mendoza //Diseño: Sergio Zuleta.

Bajo la temática “Emprendimiento e Innovación Social para la Generación de Ambientes de Paz Sustentables”, el Colegio Mayor de Bolívar realizará el próximo 30 de mayo el III Foro Internacional y IX Nacional de Pensamiento Moderno y Contemporáneo.

Este espacio académico, dirigido a grupos de investigación, docentes, semilleros y profesionales, pretende divulgar los avances y resultados investigativos a nivel local, regional, nacional e internacional utilizando las distintas metodologías como conferencias, mesas de trabajo, plenarias y talleres.

La instalación de este evento académico se desarrollará  a las 8:00 a.m. del miércoles 30 de mayo en el teatro Adolfo Mejía,  y se prevé que culmine el 1 de junio del mismo año.

Entre las novedades de esta edición está la participación de la reconocida cantante de música folclórica de la Costa Caribe, Totó la Momposina, quién presidirá el conversatorio de cierre junto a la rectora Carmen Alvarado Utria.

El evento se realizará  a las 7:00 p.m. del próximo primero de junio, en el salón de actos Rafael Núñez.

Conferenciantes

Este año,  el foro contará con la participación de varios conferenciantes, entre ellos seis  nacionales y cinco internacionales, quienes abordarán las áreas de ciencias económicas, administrativas, financieras y contables; arquitectura e ingenierías; psicología y pedagogía; promoción y trabajo social.

¿Quiénes pueden participar?

En calidad de ponentes pueden participar estudiantes de pregrado y posgrado, consultores especializados, funcionarios del gobierno nacional, estatal y municipal, empresas privadas y sociales,  y el público en general.

Modalidades de participación

Póster  o cartel de investigación: Es una estrategia de comunicación visual para la presentación de propuestas de investigación, donde no se ha iniciado el proceso de recolección de información.

Ponencia: Disertación realizada fruto del desarrollado de un proyecto de investigación, donde se esbocen los resultados parciales o finales de un proyecto de investigación, cuyo fin es generar un aporte al conocimiento científico de las líneas desarrolladas.

Proyectos: Se entenderá por proyectos con resultados parciales o finales quienes se encuentren en las siguientes fases:

-Proyectos en Curso: Proyectos que se caracterizan porque han realizado parcial o totalmente actividades de recolección y análisis de datos.

-Proyectos Terminados: Corresponde a los proyectos que ya han elaborado un informe final.

– Disertaciones: Reflexión o ensayo de experiencias significativas sobre las temáticas afines al evento. Está se presentará bajo la modalidad de Ponencia.

-Talleres o Mini-cursos: Los talleres o mini cursos son espacios y experiencias académicas que permiten cualificar la formación en investigación y la cultura científica de los participantes, tanto de los estudiantes como los docentes. Estos deben estar dirigidos a todos los campos del saber y a los participantes del encuentro.

¿Dónde me puedo inscribir?

Si deseas participar en calidad de asistente o participante, comunícate con nosotros al 01 8000942408 ext 125 o al email foro.ipmc@colmayorbolivar.edu.co

 

Share

Crear tu plan de negocios también es una opción de grado  

El servicio de asesorías del Centro de Emprendimiento e Innovación también está dirigido a egresados y docentes que deseen crear su propia empresa

Redacción, Sindy Fuentes // Fotografía, Archivo ITCMB

El servicio de asesorías del Centro de Emprendimiento e Innovación también está dirigido a egresados y docentes que deseen crear su propia empresa.

Entre las distintas opciones de grado que tienen los estudiantes que cursan último semestre en la Institución Tecnológica Colegio Mayor de Bolívar (ITCMB), está la creación de un proyecto de innovación empresarial.

Por tal motivo, el Centro de Emprendimiento e Innovación de la ITCMB brinda a los estudiantes de los distintos ciclos propedéuticos, asesorías y capacitaciones  para crear e incluso materializar su plan  de negocio.

Este acompañamiento se realiza en el marco de la Ley 1014 de 2006, que hace alusión al fomento de la cultura del emprendimiento y establece promover ese espíritu en todos los estamentos educativos del país.

El proceso que podrá tener una duración de un semestre, iniciará con la idea de negocio e historia del proyecto, posteriormente se trabajará en la elaboración de los objetivos, análisis del mercado, análisis de la competencia, factor diferenciador y manejo del costo financiero del proyecto.

Asimismo, se abordarán las proyecciones financieras, precios, equilibrio, ciclos de mercado y, por último, la legalización de la empresa.

 Quiénes pueden recibir las asesorías

Estas capacitaciones y/o acompañamiento  también están dirigidas a los egresados y docentes que deseen materializar  su idea de negocio.

A dónde dirigirse

Los interesados podrán acercarse a la oficina del Centro de Relacionamiento Externo, anteriormente conocida como Extensión. Allí, deberán preguntar por Jenifer Puello, Coordinadora del Centro de Emprendimiento e Innovación. El horario de atención es de lunes a viernes, de 8:00 a.m. a 12:00 p.m.

Share

Así fue la cena de despedida de los futuros graduandos

Fotografía: Sergio Andrés Zuleta Tovar//Redacción Eleana Martelo Tirado.

Inolvidable, llena de sabor, música y mucha alegría. Así fue la cena de despedida que, el pasado viernes 23 de febrero, tuvieron 300 estudiantes del Mayor de Bolívar que están próximos a recibir sus títulos académicos.

El evento, denominado “Noche de Sombreros”, se inició pasadas las 6 p.m. en el patio de la institución. La encargada de darle apertura fue la rectora Carmen Alvarado Utria, quien le recordó a los futuros graduandos el compromiso que tienen de servirle a la sociedad.

«Cada uno de los que se van a graduar son la esperanza para el futuro del país, y sabemos que van a responder muy bien a esa responsabilidad», señaló.

Menciones de honor

Luego de las palabras de la rectora, se entregó mención de honor a varios estudiantes con proyectos de grados sobresalientes.

También se entregaron certificados a aquellos que culminaron el diplomado “Atención psicosocial y jurídica, frente al abordaje de niños y niñas víctimas de la violencia sexual”.

Presentación de grupos musicales y culturales

Posteriormente, los asistentes disfrutaron de una exquisita cena tipo buffet, mientras que el grupo de gaita Kambalegua y el grupo DUM (Danzas Urbanas Modernas), ambos del Mayor de Bolívar, se presentaban en el escenario.

Más tarde, la tarima se prendió con Raymon, el cantante de música urbana que interpretó “No queda nada”, éxito que grabó junto al también reconocido Young F.

El cantante urbano Juan Felipe Restrepo “Jay Feex”, quien estudia Mantenimiento Electromecánico en la institución, también fue ovacionado por los asistentes, que subieron a la tarima a bailar.

Premios y sorpresas

La noche estuvo acompañada de premios y sorpresas. Se entregaron premios al mejor bailarín, al mejor sombrero masculino y femenino, a la mesa más alegre y a los cumplimentados de ese día.

Otros directivos

En el evento de los futuros graduandos también estuvo presente la vicerrectora, María del Pilar Herrera Peña; la secretaria general, Fania Peñaranda Gutiérrez; y los directores de las unidades de Administración y Turismo, Arquitectura e Ingeniería, y Ciencias Sociales y Educación.

Se acerca el grado

El próximo viernes, 2 de marzo, empieza el reto en el campo laboral  para 300 estudiantes de la Institución Tecnológica Colegio Mayor de Bolívar.

A las 7 de la mañana, se iniciarán las ceremonias de grado que se extenderán hasta las 7 de la noche. Allí, se certificarán a los estudiantes como técnicos, tecnólogos y profesionales en diferentes programas.

Share